¿Cómo optimizar el consumo energético de los edificios?

¿Y si en vez de pagar las facturas energéticas sin apenas revisarlas evaluamos qué
podemos hacer para reducirla y contribuir a la sostenibilidad del planeta? Es una medida
que están comenzando a implantar cada vez más empresas y es que el 40% de la energía
total que se emite al planeta por parte de Europa proviene de los edificios. Debido a su
antigüedad, cuando se construyeron no se siguió ningún tipo de criterio de ahorro
energético. No obstante, nunca es tarde para implantarlos. En este artículo te contamos qué
deben hacer las empresas que deseen sumarse a ello.

¿Tu factura te ayuda a ahorrar?

Todas las personas deberían plantearse si su factura les ayuda a ahorrar o si provoca el
efecto contrario. Puede que la empresa haya crecido y que al contratar la luz se tuviera en
cuenta la situación de aquel momento. Si debes volver a hacer este proceso te
recomendamos que visites este enlace: http://pueblosocial.es/contratar-luz/ . Sobre todo,
cuando ya tengas claras las demandas del edificio y aquellas de las que se pueden
prescindir o sustituirlas es la ocasión perfecta para utilizar un comparador de ​
comercializadoras eléctricas antes de contratar una tarifa de luz.

No obstante, el método que se ha de seguir para saber qué tarifa de luz contratar es el
mismo que se debe realizar con el gas. Encuentra un comparador de gas que te convenza,
de hecho, es aconsejable que pruebes con varios. Tras ver el resultado puedes ponerte en
contacto con la comercializadora que encabece el número 1 de la lista que haya generado
dicho comparador de gas . Una vez que hayas resuelto tus contratos puedes pasar al
siguiente paso.

Medidas para mejorar el consumo energético de los edificios

A continuación vamos a abordar qué opciones pueden tomar las empresas para que sus
edificios optimicen su consumo energético, algunas solo son aplicables a las nuevas
construcciones:

  • Aislamiento. Los grandes ventanales en las oficinas aportan un toque muy
    sofisticado a las salas pero si no están bien selladas una gran cantidad de energía
    se escapará por ahí. Como consecuencia, la calefacción o el aire acondicionado
    deberán estar más horas encendidos. Por ello, el primer paso para que el consumo
    energético se reduzca es asegurar el aislamiento de puertas y ventanas.
  • Eliminar los puentes térmicos . Son las zonas por las que se transmite el calor, en
    ellas el aislante se rompe. Están presentes en muchos lugares: suelos, marcos de
    ventanas, pilares de muros, etc. Lo mejor es localizarlas y subsanarlas.
  • Orientación del edificio . Es una pilar básico en la eficiencia energética. Las
    construcciones orientadas hacia el sur disfrutan de más horas de luz natural y
    ahorran en calefacción, ya que el sol se encarga de calentar el interior.
  •  Energías renovables. En la misma línea que el punto anterior, si la edificación
    recibe muchas horas de luz implantar en lo alto placas fotovoltaicas. De esta
    manera, el edificio podrá consumir la propia energía que almacene su instalación.
  •  Materiales sostenibles. Si estamos ante un edificio que va a empezar a construirse,
    no podemos perder la oportunidad de apostar por materiales sostenibles como la
    madera, el corcho o pinturas ecológicas.

En este sentido, el Parlamento Europeo ya ha establecido una directriz respecto a la
eficiencia energética de los edificios públicos y privados, se puede leer aquí .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *