¿Resolverá o no resolverá el Supremo? Solución o delegación del problema a los juzgados menores

Qué dice la Sentencia del Tribunal Constitucional 59/2017

¿Resolverá o no resolverá el Supremo? Solución o delegación del problema a los juzgados menores

Es bien sabido y llevamos escribiendo de esto largo y tendido, que tras las Sentencia del Tribunal Constitucional sobre la Plusvalía Municipal en 2017 nos encontramos dubitativos y expuestos, expectantes e impacientes sobre la materia, inseguros y, posiblemente, indefensos.

Los juzgados menores empiezan a emitir fallos a favor del contribuyente acerca de las plusvalías abonadas hace menos de cuatro años en la gran mayoría de los municipios de toda España, puesto que al declararse nulo el artículo que regula el cálculo de la base imponible de la Ley de Haciendas Locales, éstos consideran que no se puede calcular el mismo ó, subsidiariamente, imponen la carga de la prueba (conforme al art. 217 de la LEC) de la presunta ganancia patrimonial a la Administración. Ambas situaciones perjudiciales para esta última.

Empiezan a abundar las mencionadas Sentencias judiciales y, probablemente, nos encontremos a la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre este tema con algún tipo de pegotazo parecido al de las Cláusulas Suelo (“solo se podrá recuperar lo indebidamente abonado desde la fecha de la presente Sentencia”). Creo que a muchos os suena…

En tal caso y ante la posibilidad de que el Supremo NO resuelva como es debido, como se espera y como se encuentra capacitado para ello, nos encontramos ó encontraremos ante una cuesta pronunciada y digna de “batalla quijotesca”. Los Juzgados se volverán a colapsar (con las Cláusulas Suelo se crearon, y siguen existiendo, juzgados nuevos para abordar en exclusividad dicha materia) y la indefensión sobre muchos volverá a reinar. Pero no olviden una cosa, en este caso existe una gran diferencia, no estamos tratando sobre derecho Civil o Mercantil, Ley de Consumidores y Usuarios ni un préstamo hipotecario con una durabilidad en el tiempo de cincuenta años, esto versa de Derecho Administrativo, peleamos contra la Administración Pública y si no reclamamos antes de que transcurran cuatro años desde que se abonó la mencionada Plusvalía Municipal prescribirá nuestro derecho a reclamarla. Es decir: El Caballero de los Espejos habrá vencido. Da igual si era más justa o injusta, con ganancias o sin ellas, constitucional o no, ya no habrá opción. Por eso desde Pagrean aconsejamos reclamarlas todas, agotar la vía administrativa que es gratuita (duración aproximada de un año hasta su resolución) y luego estudiar la posibilidad de ir a juicio, en caso de no llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento que corresponda.

¿Por qué? Porque en el momento que presentamos el primer escrito dirigido al ayuntamiento en cuestión, los cuatro años anteriormente mencionados se paralizan, o lo que es lo mismo, la prescripción se interrumpe y dejamos atrás la posibilidad de no recuperar lo indebidamente abonado.

¿Es posible que el Supremo se pronuncie de manera abstracta y compleja para darle tiempo a que la Ley de Haciendas Locales pierda “la cojera que arrastra”? Sí. Y ¿por qué? Para que vayan transcurriendo esos cuatro años antes mencionados y la inseguridad de muchos evite reclamaciones en masa y por consiguiente la prescripción de la gran mayoría de todas ellas, la pérdida del derecho en sí a reclamar y, lo mas importante de todo, defender la frase hecha de: “La Administración somos todos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *