La crisis económica a nivel global ha empujado a los países con déficit comercial (véase España) a impulsar una creciente internacionalización empresarial, acto que ha supuesto una significativa inversión para esta faceta y por consiguiente un cambio de mentalidad en nuestro concepto de ventas, clientes y logística. El globalismo ha impulsado a que las empresas crucen las fronteras en busca de clientes y demandas hasta entonces desconocidas, adaptarse, evolucionar y reinventar cuanto eran y tenían aprendido hasta la fecha y sin duda ha influido en los precios, este a su vez ha coaccionado los salarios y estos últimos han condicionado el poder adquisitivo del propioLeer Más